Edición On Line
Año XI- N° 620 - 07-06-18
Carhué - Argentina
Que 20 años no es nada
• PADRES DE NIÑOS DEL JARDÍN 905 RECLAMABAN LA CONSTRUCCIÓN DEL EDIFICIO. “Nuestros hijos necesitan un jardín digno, no dos casas prestadas”. Así rezaba una de las pancartas que un grupo de padres del Jardín de Infantes Nº 905 del Barrio Arturo Illia portaba, veinte años atrás, en el estudio local de televisión reclamando por la construcción del edificio del establecimiento de educación inicial. Padres e integrantes de la comisión cooperadora del jardín, decididos a luchar por la educación de sus hijos, concurrían a las puertas de Canal 2 Difusora Carhué para, correctamente, manifestar lo que les estaba ocurriendo. “Nosotros pedimos que comiencen inmediatamente las obras, no queremos más entrevistas, estamos cansados de hablar, porque desde el año ‘94 está la propuesta de construir el jardín como prioridad uno y se ha ido malgastando el dinero que ha llegado para nuestro jardín en distintas cosas”, señalaba Guillermo Torraco, uno de los integrantes de cooperadora. Se trataba de la construcción del edificio del Jardín Nº 905 -entre la Escuela 17 y la Sala de Primeros Auxilios- del barrio Arturo Illia. En ese entonces se utilizaban como edificio dos viviendas prestadas que no ofrecían las comodidades mínimas para albergar a más de 50 niños. Por su parte la consejera escolar por el radicalismo, Susana Zarzoso, en diálogo telefónico con el programa expresaba su apoyo al reclamo de la comunidad del barrio Arturo Illia y aclaraba que el Consejo Escolar no tenía injerencia en el llamado a licitación. “Está directamente manejado por la Dirección de Infraestructura de la Dirección de Infraestructura de la Dirección General de Cultura y Educación en relación directa con el Sr. Intendente Municipal”, decía. “El Jardín de Infantes Nº 905 ha sido prioridad uno durante muchos años en la educación, tanto como lo fue la Escuela 17 del Barrio Illia, porque funcionaban en casas habilitadas precariamente”, añadía. Zarzoso aclaraba que si bien la obra había sido licitada en marzo de ese año (1998), la empresa Víctor y Miguel Gallo S.A. “todavía no se ha comenzado”. Por último, Zarzoso expresaba: “Yo considero que las autoridades tendrán que darse cuenta que realmente es una gran necesidad. Es vergonzoso que los chiquitos tengan que estar soportando esto después que se ha invertido tanto dinero, a veces mal invertido, en la parte edilicia de las escuelas del distrito, porque se han refaccionado escuelas que están con uno y dos alumnos y no se hace este jardincito donde hay una población hacinada en dos casitas”. En tanto, el intendente municipal Alberto Gutt manifestaba que el Jardín 905 era el único que había sido licitado y adjudicado de los tres que se habían gestionado: el 905, 904 y 909. “La empresa está esperando la partida de dinero que va a salir en estos días, de acuerdo a lo manifestado por los doctores Casali y Prades, que son los máximos funcionarios de los jardines”, señalaba Gutt. “Quiero aclarar que si por algo siempre me he destacado es por no hacer política con los chicos. Las cosas están encaminadas pero lamentablemente estos son dineros que llegan de distintas bancas internacionales a la Nación y a la Provincia”, decía. “Lamento muchísimo -agregaba-, que ya se haya comenzado a hacer política con el jardín y las escuelas. Yo no voy a hacer política con el jardín y las escuelas. Yo no voy a hacer política ni voy a entrar a hacer comentarios que no me corresponden en este momento”. Finalmente Gutt aseguraba que “este mes la empresa va a estar trabajando en Carhué, cueste lo que cueste y caiga quien caiga”.
MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN GRÁFICA DE CAMBIO 2000

Publicado el 07-06-18