Semanario Cambio 2000 Carhué  
Secciones
El Distrito
Edición Gráfica
Servicios
Diarios Nac
Diarios Internac.
 
Subir el peso de faena
LA PLATA.- Previendo que para el final del invierno una escasez de hacienda podrá desencadenar en otra suba de precios de la carne vemos como alternativa subir el peso de la faena.
La producción de terneros está estable en los últimos 10 años por cuanto el stock ganadero es el mismo en la última década.
El aumento de la población en nuestro país, la suba del consumo interno de 56 kg. por habitante por año en el 2001/02 a casi los 70 kg. actualmente se están consumiendo, el incremento de la exportación desde que el país fue declarado libre de aftosa con vacunación, la aceleración del engorde producido por los Feed Lot y sobre todo la faena de animales con mucho menos kilaje. (sobre las últimas 400.000 tns. faenadas 320.000 tns. corresponden a terneros 200/240 kg. y sólo 80.000 tns. resultan de vacas y novillos, animales de 380 kg. para arriba).
Estos cuatro factores conforman un cuello de botella cuyo resultante será el faltante de carne a la salida del invierno.
Hoy contamos con los terneros que tenemos y no es posible en el corto plazo aumentar la cantidad. La única alternativa viable y menos traumático, es a los terneros que hoy tenemos faenarlos con por lo menos 50 kg. más de carne por animal.

Subir el peso de faena

Vale destacar que una década atrás un peceto pesaba 2,500 kg. y hoy estamos comprando pecetos de 0,900/1,100 kg. lo que nos indica que necesitamos dos animales por lo menos para hacer 2 kg. de peceto.
Por supuesto ésta no es la solución al tema que pasa por producir más, para ello el Estado Provincial apuesta con el programa “Fuerza Campo” de asistencia técnica y financiera a producir un millón más de terneros que los actuales 6.500.000 que produce la provincia. Los resultados se podrán apreciar en los próximos cuatro años. Ministro Raúl Rivara. (Asuntos Agrarios) - (IMPULSO BAIRES).

El invierno y la depilación

La sociedad moderna exige una presencia impecable, un estado de salud óptimo y alta perfomance en nuestro trabajo.
El pelo facial y corporal no deseado han sido para la mujer y el hombre protagonistas del cotidiano y tedioso ritual de la depilación o rasuramiento.
Existen y han existido numerosos métodos, ya sea el rasurado, aplicando electricidad por medio de agujas, ondas de radio frecuencia o debilitadores químicos.
Fue en el año 1991 en que en el Servicio de Dermatología del Mount Sinai del Hospital de Miami, los dermatólogos hallaron que a los pacientes sometidos a la remoción de los tatuajes con láser, junto con la desaparición del tatuaje, también les desaparecía el pelo, el cual no volvía a crecer.
Este nuevo sistema aporta una solución para todas aquellas personas que, por presentar un desorden hormonal, vieron aumentado el color, el grosor y la cantidad de vello.
En otros casos, también alterada la distribución normal y para todas aquellas personas que teniendo una cantidad y distribución normal del vello, deben recurrir periódicamente a los diferentes métodos de depilación transitoria.
El mecanismo de acción reside en la longitud de onda en la cual el láser actúa, de modo tal que es absorbida por los pigmentos oscuros, ya sea de origen exógeno o de origen endógeno.
En el caso del fonículo piloso, la energía del láser es absorbida por la melanina que se halla en el pelo en crecimiento fase anágena, y por medio computarizado se gradúa exactamente el caudal de energía que debe ser entregado para producir la destrucción del fonículo sin afectar los tejidos adyacentes.
La técnica se aplica en forma ambulatoria en consultorio.
Cuidados prácticamente no tiene, salvo el no arrancamiento por depilación durante el tratamiento, y de la exposición al sol en forma extrema.
Doctora Claudia Paiva - Médica Dermatóloga

 
 
 
 
© 2004 www.cambio2000.com.ar // Diseño Web